Inicia feria del Libro en el Zócalo capitalino

Inicia feria del Libro en el Zócalo capitalino

Con el lema “Derechos y libertades” y las Letras del Caribe como invitadas de honor, autoridades capitalinas inauguraron la XVIII Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la Ciudad de México 2018 (FIL Zócalo) que estará presente hasta el 21 de octubre en la Plaza de la Constitución.

El lema busca reflexionar, discutir y visibilizar diversos derechos que se extienden a individuos, grupos y colectivos que tradicionalmente no han podido disfrutar de ellos. Se trata de abrir el diálogo público a temas de gran relevancia y actualidad internacional que caracterizan la cotidianidad, en voz de los diversos autores invitados, tanto nacionales e internacionales, como del Caribe.

El Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva Gálvez, afirmó que la FIL Zócalo cumple como un medio de acercamiento, difusión y conocimiento, así como de una instancia facilitadora y replicadora para que las personas tengan acceso a la cultura y al ejercicio de libertad de pensamiento.

“Un libro, una obra, una expresión cultural se convierte en una máquina del tiempo, nos permite trasladarlos y vivir; no importa cuál sea el momento, no importa cuál sea el tema de la historia pasada o de lo que nos viene. Se convierte en una cizalla que nos permite cortar las cadenas que nos permite liberarnos y nos permite soñar”, puntualizó.

Luego de realizar un recorrido por los stands de la feria, el mandatario capitalino reiteró que con la FIL Zócalo se ejerce el derecho a la cultura, a la educación, a conocer la forma de pensamiento y a la libertad de pensamiento de todas las personas. Además, indicó que los libros se convierten también en una fuente para tener un desarrollo intelectual, conocer más experiencias y adquirir nuevos conocimientos.

También expresó que se convierten en un vínculo generacional porque “nosotros tenemos contacto con las generaciones anteriores y con las generaciones presentes que continuarán habitando esta ciudad y este país, a través de los mensajes, del contenido y de la sensación que los libros despiertan en todas y en todos nosotros”.

Autoridades capitalinas entregaron los premios literarios de la Ciudad de México: VIII edición del Premio al Mérito Cultural “Carlos Monsiváis” 2018; V edición del Premio de Poesía Joven “Alejandro Aura” 2018; y XI Premio Iberoamericano de Novela “Elena Poniatowska” 2018.

El secretario de Cultura de la CDMX, Eduardo Vázquez Martín, aseguró que la FIL Zócalo es accesible porque es una de las ferias más baratas para las grandes y pequeñas editoriales. Además, dijo, el gobierno local participa en coordinación con otras asociaciones para la organización e invitaciones de autores.

“Esta ciudad, es una ciudad que ha luchado mucho por los derechos y libertades. Es un referente en nuestro país, pero también en el mundo, de derechos de la mujer, de derechos de las minorías de la diversidad sexual, de los pueblos indígenas; hay un trabajo para que los derechos y las libertades sean fundamento de esta ciudad”, subrayó.

La directora general del Instituto de la Juventud (INJUVE), María Fernanda Olvera Cabrera, apuntó que la FIL en el Zócalo es reflejo de que el GCDMX tiene una vocación plena al uso del espacio público, porque permite ser un punto de encuentro hacia las diversas expresiones de pensamiento.

La secretaria de la Asociación Cultural El Estanquillo, Beatriz Sánchez Monsiváis, expresó que la feria es una gran fiesta cultural que fomenta la lectura y reconoció al gobierno capitalino por los trabajos para la difusión de la cultura en la urbe.

Desde 2001, la FIL Zócalo se presenta cada año en octubre en la Plaza de la Constitución, espacio de libre acceso donde se pone al alcance del público la producción editorial contemporánea, tanto de editoriales grandes como independientes, además de favorecer la formación de redes entre editores, escritores, artistas, organizaciones y colectivos. En esta edición cuenta con la participación de 800 casas editoriales y más de 300 expositores.

A través de presentaciones de libros, conferencias, charlas, actividades multidisciplinarias y escénicas, mesas de diálogo, talleres y conciertos, se pondrá énfasis en los derechos y libertades que cobraron importancia a partir del Movimiento Estudiantil de 1968 —con el fin de visibilizar su espíritu contestatario, antiautoritario, democratizador y crítico—, así como derechos de gran pertinencia como los derechos humanos, culturales, de las mujeres, ambientales, indígenas, de la diversidad sexual, de género, de la libertad de expresión y manifestación, entre otros.