PRI condena política de Donald Trump sobre menores migrantes

El Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, que coordina Carlos Iriarte Mercado, avaló el pronunciamiento de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, para condenar la política “Cero Tolerancia” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que vulnera los derechos de menores migrantes al separarlos de sus familias y recluirlos en jaulas.

En ese sentido, el diputado federal priista por el estado de Sinaloa, Enrique Jackson Ramírez, al participar en la discusión del punto de acuerdo propuesto por la Mesa Directiva, en la sesión de la Permanente, enfatizó el rechazo y repudio al presidente norteamericano por los actos de persecución a indocumentados mexicanos, los agravios a México y las acciones inhumanas que ha emprendido, en agravio de niñas y niños migrantes.

Desde la tribuna, destacó que los menores que son maltratados en centros de detención de migrantes en Estados Unidos, deben saber que no están solos y que “la fuerza, la voz y la acción de los mexicanos y de su Congreso” están con ellos para evitar que continúen estas prácticas denigrantes.

A su vez, la diputada federal priista por Guanajuato, Bárbara Botello, describió las atrocidades que padecen los menores migrantes de naciones centroamericanas y de México, en jaulas de acero en los Estados Unidos, como resultado de las actitudes xenófobas de Trump, al separarlos de sus padres y madres, a fin de desalentar la migración hacia el vecino país del norte.

Aseveró que “la xenofobia y la demagogia se han apoderado del gobierno norteamericano; ya no les fue suficiente equiparar a los migrantes indocumentados con delincuentes y procesarlos judicialmente como tales, sino que ahora atentan en contra de los derechos de los más vulnerables, que son las niñas, los niños y adolescentes”.

Los integrantes de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobaron el pronunciamiento que condena dichas acciones de la administración norteamericana, documento que se determinó hacer del conocimiento de diversos organismos internacionales, como la OEA, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el Parlamento Centroamericano, entre otros, así como a los congresos estatales de México, a fin de sumar esfuerzos para frenar los tratos crueles e inhumanos que reciben los menores migrantes en Estados Unidos.