Se reúne López Obrador con líderes sindicales

Se reúne López Obrador con líderes sindicales

El presidente Andrés Manuel López Obrador refrendó su compromiso de
respetar la autonomía sindical y aseguró que los trabajadores tendrán
libertad; el gobierno, dijo, no tendrá dirigentes favoritos ni
injerencia en sindicatos.

Durante un encuentro con líderes sindicales en Palacio Nacional
reafirmó su disposición al diálogo desde la presidencia o la
Secretaría de Trabajo y Previsión Social. Al mismo tiempo, sostuvo que
es posible negociar con los factores de la producción y convocó a la
clase trabajadora a transformar a México en unidad y sin
confrontaciones.

Resaltó que el apoyo de los sectores obrero, empresarial, de todas las
clases sociales y corrientes de pensamiento, es fundamental para
realizar un cambio verdadero, desde abajo y por el camino de la
concordia.

Aseveró que en la actual administración se prioriza el establecimiento
de un auténtico Estado de Derecho, donde se respeta la ley, sin
simulación y con estricto apego a la legalidad.

Recordó las reformas a la Constitución que se han impulsado en el
contexto de la Cuarta Transformación como la aprobación de las
reformas para convertir la corrupción y el fraude electoral en delitos
graves; retirar el fuero y poder juzgar al presidente en funciones por
corrupción; crear la Guardia Nacional y permitir al Ejército llevar a
cabo labores de seguridad pública.

Reiteró su satisfacción por la aprobación de la reforma laboral, “una
demanda de los trabajadores desde hace mucho tiempo que garantiza la
democracia sindical”.

Explicó que con estas modificaciones a la ley, las Juntas de
Conciliación y Arbitraje se convertirán en el Centro Federal de
Conciliación y Registro, nuevo organismo del poder judicial encargado
de ejercer la justicia laboral.

Sobre las reformas pendientes por aprobar, llamó a la unidad y poner
por delante el interés general.

El jefe del Ejecutivo aseguró que el contexto actual es en el que se
ha manifestado una mayor conciencia política por parte de la sociedad
mexicana.

“Somos vanguardia en este aspecto a nivel mundial, por eso debemos
tener confianza al pueblo bueno que tiene inteligencia y un instinto
certero”, expresó.

El presidente también explicó que el Día Internacional del Trabajo es
de protesta, de lucha y exhortó a que siempre haya actitud de
oposición, que no se caiga nunca en la sumisión y que se actúe con
absoluta libertad.
“Que mejoren las condiciones de vida y trabajo. Ubicar a nuestro país
como una potencia con dimensión social, es la apuesta del progreso con
justicia”, remarcó.

Destacó el incremento al salario mínimo y dijo que, aunque se tienen
que mantener equilibrios, debe procurarse nunca más volver a la
política salarial inhumana.

Afirmó que éste siempre debe estar, por lo menos, dos puntos por
encima de la inflación para ir recuperar el poder adquisitivo “lo que
se perdió en la noche oscura y de espanto del modelo neoliberal”.

Reiteró que en esta época “ya no nos dictan la agenda desde el
extranjero. Nada de recetas, ni reformas estructurales. Tendremos
nuestro propio plan de acuerdo con el país soberano que somos”.